Páginas vistas en el último mes

jueves, 13 de diciembre de 2012

Los líderes han muerto...




Ismael Javier González
Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas
Secretario de Organización del Centro de Estudiantes
Miembro del Consejo General Universitario


Todos en la infancia tuvimos alguna serie de eventos que se inmortalizan en nuestras memorias: nadie olvida la cómica preferida de cada uno donde todos queríamos ser como el protagonista, no olvidamos a nuestra maestra que nos enseñó a contar o deletrear, no olvidamos ese juguete que nos acompañó en cada una de nuestras aventuras imaginarias, no olvidamos a ese familiar que en vez de pegarnos o regañarnos por alguna travesura nos decía, con palabras dulce, que no estábamos haciendo lo correcto. Todos tuvimos alguien que admirábamos hasta idolatramos, teníamos a un líder.

Pero cuando crecemos, y somos dueños de nuestras vidas y destino sucede que esos líderes, ídolos de nuestra infancia y adolescencia mueren, se extinguen y en la búsqueda de nuevos líderes, pues nos damos cuenta que no existen. ¿Dónde están los líderes? ¿Quiénes nos guiarán? ¿Dónde está la fábrica de líderes?

En este siglo XXI, mundo de la información y la globalización  hace falta un sinfín de cosas: desde recursos minerales, felicidad y tiempo pero hace falta algo por la cual los humanos podemos trazar líneas maestras para cumplir los ideales soñados: Liderazgo. Hacer una pequeña lectura de la historia de la Humanidad, es ver un cuento lleno de personas que guiaron a un colectivo a ejecutar metas, a materializar sueños y romper paradigmas; desde el simple Neandertal, los reyes de las polis griegas, los emperadores romanos, los sabios orientales, los ilustrados del siglo XVIII, los liberadores de América Latina y los jefes de nuestros pueblos originarios. Es una necesidad tener individuos con capacidad de guiar y encaminar un colectivo, es imperativo tener una voz que permita que las otras voces ignoradas sean escuchadas, se necesita personas que se atrevan a anteponerse a los problemas y resolverlos con cualquier medio en cualquier circunstancia, el poder de uno hecho muchos y de muchos hechos uno, se necesitan personas que sean los arquitectos de los sueños de un grupo.

Donde nacen los líderes, en las instituciones básicas de la sociedad están viciadas por los valores del mercado como la competencia, individualismo y hedonismo. Ya no hay héroes de cómicas dignos de imitar, ya que todos ahora se dedican a dar risa, gracia y lumpenizar más; ya no hay maestros dignos de admirar debido a que ya no hay amor al arte, la educación se volvió de un derecho esencial a  un mero producto del mercado, el ciclo de la educación solo se basa en informar y no en formar, no hay maestros que dejen en cada uno de sus alumnos la semilla de la transformación; tampoco no hay juguete que nos acompañe en nuestra aventuras imaginarias, ya que lo hemos reemplazados por la tecnología en un televisor, acortando la imaginación para enriquecer la realidad atroz, cada día son más tecnológicos pero cada vez más comercializados; triste que ya no hay familiares que nos enseñen con palabras dulces, que sean formadores de formadores porque la familia ha dejado de cumplir con su finalidad de ser la base primordial de toda sociedad, el punto donde convergen todos los valores humanos para convertirse en el imperio de la violencia intrafamiliar, la reserva de los insultos y el desamor; no hay liderazgo en el lugar de trabajo sino jefes que bajo el paraguas de la jerarquía, la fuerza de la voz y la autoridad lograran sus objetivos, no hay competencia sana donde todos puedan crecer, sino el pensamiento maquiavélico de hundir al prójimo por la ambición. Sólo nos queda decir que lo líderes han muerto…

Para volver a tener las esperanzas en el liderazgo tenemos que hacer un giro copernicano en todas las esferas de la sociedad, dependerá de esta generación crear los cimientos para los líderes de la próxima generación. Somos la generación encargada de regresar a los valores de la Humanidad, de reformar nuestro pensamiento individualista por uno altruista, donde la competencia no exista sino el crecimiento sostenible de un colectivo y la familia vuelva a ser la base sustancial de la sociedad. Convertirnos en generadores de sueños, catalizadores de proyectos y los proliferadores de las voces menos escuchadas. Romper el paradigma clásico de que toda generación comete los mismos errores de las anteriores generaciones. Tenemos la capacidad de ser protagonistas de este proceso en la cual tal vez no veamos los frutos pero si colocar la piedra angular de este sueño: el retorno de los Líderes.

"Los hombres jóvenes son más aptos para inventar que para juzgar, para la ejecución que para el consejo, para nuevos proyectos que para dirigir negocios ya establecidos…” Francis Bacon.



miércoles, 12 de diciembre de 2012

Comunidades vulnerables se suman al Programa de Convivencia Pacífica



Por tercer  año consecutivo la Universidad de Panamá presentó a la opinión pública, los  avances del trabajo realizado por la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles a través del Programa Convivencia Pacífica, en el que participan niños de 8 a 14 años de las  comunidades más marginadas de la ciudad capital.
El programa que promueve un ambiente de paz e intenta alejar a los niños y niñas de las pandillas,  este año se ha trasladado  a otras aéreas de extrema pobreza,   como lo son: Felipillo, Cerro Cocobolo, San Joaquín y Nueva Libia. En total atiende en la actualidad 12 comunidades.  
Eldis Barnes, vicerrector de Asuntos Estudiantiles, en su discurso en este acto destacó que: “con Convivencia Pacífica hemos pretendido con modestia sincera, ser una forma realista de visibilizar desde la  Universidad de Panamá, alternativas viables a problemas sociales apremiantes” 
“Estamos empeñados en resumen, en ser  parte fundamental de un camino de compromiso institucional con y hacia las comunidades, como forma de  participar e intervenir en las vivencias y cotidianidades propias de contextos de pluralidad y diversidad, de nuestros sectores más marginados y excluidos”.
Finalmente dijo que  el programa se ha realizado con gran éxito, gracias a la dedicación de  todos aquellos que han creído en esta iniciativa.
El proyecto de Convivencia Pacífica fue una iniciativa de la Corte Suprema de Justicia y cuyo gestor fue el magistrado Harley Mitchell, quien participó de la actividad y agradeció a la Universidad de Panamá, por creer en el programa que ha cambiado la vida de muchos niños de de las distintas comunidades y en especial la de  Viejo Veranillo.
El magistrado Mitchell destacó que las cárceles panameñas  están  concurridas de jóvenes que no pasan de los 34 años.  Indicó  que a través de un estudio, se comprobó que  los crímenes más atroces  que se dan en la sociedad panameña, son cometidos por adolescentes.
El 91 %  de los niños que vienen de familia disfuncional y que no reciben pensión  disertan de las escuelas primarias. 
La profesora Damaris Szmirnov, coordinadora del Programa, destacó que esta iniciativa  ha beneficiado  a  más de 1,500 niños y niñas que han participado de  talleres, cursos y actividades culturales y deportivas.
Szmirnov explicó que el trabajo de atención integral que realizan  las trabajadoras sociales, las sociólogas  y   las psicólogas de la VAE, han logrado que los niños mejoren su conducta y sus rendimientos académicos. 
Agradeció  la participación de instituciones aliadas al Programa como la Policía Nacional, la Alcaldía  de Panamá y al personal de la dirección de Bienestar Estudiantil. 
 En el acto de Rendición de Cuentas se hizo entrega de un cuadro pintado  por los niños del Programa de Convivencia Pacífica al magistrado Harley Mitchell y  otro al vicerrector Eldis Barnes, que tenían como mensajes “gracias por apoyar a los niños de Panamá”.
Comisionados de la Policía Nacional, autoridades de la Corte Suprema de Justicia, miembros de la Policía y personal de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles, participaron  del evento.

Eldis Barnes, vicerrector junto al magistrado Harley Mitchell, gestor del Programa Convivencia Pacífica

Comunidades vulnerables se suman al Programa de Convivencia Pacífica



Por tercer  año consecutivo la Universidad de Panamá presentó a la opinión pública, los  avances del trabajo realizado por la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles a través del Programa Convivencia Pacífica, en el que participan niños de 8 a 14 años de las  comunidades más marginadas de la ciudad capital.
El programa que promueve un ambiente de paz e intenta alejar a los niños y niñas de las pandillas,  este año se ha trasladado  a otras aéreas de extrema pobreza,   como lo son: Felipillo, Cerro Cocobolo, San Joaquín y Nueva Libia. En total atiende en la actualidad 12 comunidades.  
Eldis Barnes, vicerrector de Asuntos Estudiantiles, en su discurso en este acto destacó que: “con Convivencia Pacífica hemos pretendido con modestia sincera, ser una forma realista de visibilizar desde la  Universidad de Panamá, alternativas viables a problemas sociales apremiantes” 
“Estamos empeñados en resumen, en ser  parte fundamental de un camino de compromiso institucional con y hacia las comunidades, como forma de  participar e intervenir en las vivencias y cotidianidades propias de contextos de pluralidad y diversidad, de nuestros sectores más marginados y excluidos”.
Finalmente dijo que  el programa se ha realizado con gran éxito, gracias a la dedicación de  todos aquellos que han creído en esta iniciativa.
El proyecto de Convivencia Pacífica fue una iniciativa de la Corte Suprema de Justicia y cuyo gestor fue el magistrado Harley Mitchell, quien participó de la actividad y agradeció a la Universidad de Panamá, por creer en el programa que ha cambiado la vida de muchos niños de de las distintas comunidades y en especial la de  Viejo Veranillo.
El magistrado Mitchell destacó que las cárceles panameñas  están  concurridas de jóvenes que no pasan de los 34 años.  Indicó  que a través de un estudio, se comprobó que  los crímenes más atroces  que se dan en la sociedad panameña, son cometidos por adolescentes.
El 91 %  de los niños que vienen de familia disfuncional y que no reciben pensión  disertan de las escuelas primarias. 
La profesora Damaris Szmirnov, coordinadora del Programa, destacó que esta iniciativa  ha beneficiado  a  más de 1,500 niños y niñas que han participado de  talleres, cursos y actividades culturales y deportivas.
Szmirnov explicó que el trabajo de atención integral que realizan  las trabajadoras sociales, las sociólogas  y   las psicólogas de la VAE, han logrado que los niños mejoren su conducta y sus rendimientos académicos. 
Agradeció  la participación de instituciones aliadas al Programa como la Policía Nacional, la Alcaldía  de Panamá y al personal de la dirección de Bienestar Estudiantil. 
 En el acto de Rendición de Cuentas se hizo entrega de un cuadro pintado  por los niños del Programa de Convivencia Pacífica al magistrado Harley Mitchell y  otro al vicerrector Eldis Barnes, que tenían como mensajes “gracias por apoyar a los niños de Panamá”.
Comisionados de la Policía Nacional, autoridades de la Corte Suprema de Justicia, miembros de la Policía y personal de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles, participaron  del evento.



lunes, 3 de diciembre de 2012

Electrónica y Comunicación-Conozca sus perspectivas.


Temas de practica profesional que han tenido impacto en el país al dar solución 

Estudiantes graduandos de la Escuela de Ingeniería en Electrónica y Comunicación de la Facultad de Informática, Electrónica y Comunican (FIEC) de la Universidad de Panamá, se agregan – este  2012- a la extensa lista de jóvenes que, a través de sus prácticas profesionales, aportaron y aportaran a la solución / atención a / de diferentes problemas presentado por instituciones estatales y empresas del sector privado.
Año tras año, jóvenes  que estudian en la FIEC y otras unidades académicas universitarias, coadyuvan  a la concretización  exitosa  de  proyectos importantes para el desarrollo del país.
En el caso específico de la promoción de graduados de la menciaonada escuela y facultades se trata de 29 estudiantes de  cinco promociones  de nuestro país.  Desde  el anonimato, realizaron una loable labor en 4 Instituciones Estatales, 11 empresas  particulares y un centro que realiza importantes tareas inherentes a la meteorología.
Luego de surgir en 1935 y fortalecerse,  la Universidad de Panamá ha  entregado al país recurso humano altamente calificado. Compatriotas que con amor, abnegación y vocación de servicio y sensibilidad humana / social han pensado  primordialmente en ser el bien común.
La contribución valiosa por parte de estudiantes de nuestra y otras casas de estudios  superiores, construyen silencioso testimonio de la calidad de educación que cada una de ellas ofrece.
Los futuros ingeniero en electrónica y comunicación, dieron respuesta atinada, eficiente muy eficaz en relación a:
La portabilidad numérica en la telefonía, el incremento de la optimización  tecnológica  en el sistema  de Hidrometeorologìa (en la autoridad del Canal de Panamá), la construcción  de equipos para el sistema  de medición del laboratorio de humedad relativa (en el Centro Nacional de Meteorológica de Panamá), mejoras e innovaciones en redes de comunicaciones y centrales telefónicas (ejemplo: de Cable Onda en atención al Ministerio de Salud).
Además, realizaron tres trabajos en beneficio de la misión que cumple el Ministerio de Educación.  Estos consistieron en: la optimización de redes –en Cárdenas-; incorporación a la Red Nacional Multiservicios,  instalación  y configuración de software para actividades de monitoreo.
Desde la empresa BYTECOM, un estudiante presentó con éxito un proyecto para  renovar y elevar a niveles óptimos la tecnología VOIP en  el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).
Soluciones  para la creación de: servidores de seguridad y video vigilancia, de un canal del tiempo, condiciones optimas para la activación de sistema contra incendio (en Panamá Ports Company / puerto Balboa), de sistemas de localización vehicular.
A uno de estos estudiantes le toco realizar su práctica profesional en la Universidad de Panamá.  Por encargo  de  esta institución, elaboró la propuesta para la activación de un controlador de temperatura genérica para equipos científicos de laboratorio,  Otro, por encargo de ECOMSA Telecomunicaciones, ideo el Sistema  de Video Conferencias y Sistema  Espaciales de la Universidad de Panamá.
Un joven que estudian en la FIEC-UP, atendió la solicitud de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP), para la realización de un proyecto para la  Actualización del Sistema de Comprobación Técnica del Espectro Radioeléctrico. Otro, por encargo de cable and wireless trabajo para hacer posible la migración de la red y telefonía del  Instituto de Acueducto y Alcantarillados Nacionales (IDAAN) a la Red Nacional Multiservicios de la  empresa Cable & Wiriless.