Páginas vistas en el último mes

martes, 8 de septiembre de 2015

Trabajo Social, un verdadero apostolado de amor

Entre las más de veinte instituciones participantes en la actividad organizada por la Asociación de Trabajadores Sociales de Panamá, con motivo de celebrarse el Día elegido para honrar a estos profesionales, estuvo la  Universidad de Panamá (UP).

La Primera Casa de Estudios Superiores fue representada por la Dirección de Bienestar Estudiantil (Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles /VAE/), el Departamento de Bienestar Social del Empleado (Dirección de Recursos Humanos) y la Escuela de Trabajo Social (Facultad de Administración Pública).





                                                                                                                                                                                                 











                                                                                                                                         Cada institución dio a conocer, a través de distintas alternativas de expresión, el trabajo que realizan, según el medio en el que les toca laborar, y  las particularidades atinentes a roles determinados.

Dicha labor orientadora  se escenificó en puestos de exhibición destacados en la Plaza Víctor Julio Gutiérrez, destinada a la realización de actividades propias de la Lotería Nacional de Beneficencia, la cual dedicó el sorteo del 6 de setiembre en saludo a la mencionada celebración.     

La actividad inicial consistió en el ofrecimiento de una misa pidiendo a Dios por los mencionados profesionales y la misión que cumplen. Dicha ceremonia fue encabezada por el Arzobispo Metropolitano de Panamá, José Domingo Ulloa. 

El arzobispo Ulloa destacó en su mensaje que los Trabajadores Sociales, nos permiten conocer…cómo están realmente nuestras familias, nuestras comunidades, y por ende nuestra sociedad…Tener elementos confiables para dirigir políticas y acciones para mejorar su calidad de vida.

Bendijo su trabajo…y cada posible transformación que pueda suscitar en las personas el desarrollo de su pleno potencial, corregir los males sociales y las injusticias.

Señaló que ellos constituyen la esperanza de individuos, familias, grupos y organizaciones. Su trabajo es duro pero cargado de una gran compasión ante el dolor del prójimo.

Además, los animó a seguir con esta profesión que es un verdadero apostolado de amor y a continuar irradiando esperanza a los más necesitados. Redacción Ángel Molina /fotos Bienestar Estudiantil VAE UP