Páginas vistas en el último mes

miércoles, 4 de mayo de 2016

Estudiar para asegurarnos el cinco o el cien

                               
                                       
                                             




                                                                    




Enero Avilés, docente de la Facultad de Medicina, compartió con estudiantes de primer ingreso de dicha unidad académica, datos claves para emprender, continuar y culminar exitosamente, la tarea de estudiar adecuadamente y con eficacia para someterse a una prueba o examen (parcial, semestral, final…) (escrita, mediante exposición verbal, o a través de la realización práctica de un procedimiento basándose en lo aprendido).

El conferencista culminó estudios en la Escuela de Medicina de la Universidad de Panamá en 1960. Por su dedicación y rendimiento académico, integró el Capítulo de Honor Sigma Lamda.

El médico cirujano indicó que, para obtener buenos resultados es necesario: >organizar y administrar el tiempo >auto-motivarse para hacer del estudio u n   h á b i t o >desarrollar una metodología de estudio.

Llamó la atención en torno a los sentidos que utiliza el ser humano al momento de estudiar o procurar aprenderse una lección; de la necesidad de hacerlo en un lugar silencioso (a fin de evitar distracción o falta de concentración); auto-propiciarse un ambiente cómodo o las condiciones que más le convenga, indicó el ex decano de Medicina y actual director del Departamento de Anatomía.

Es importante estudiar leyendo en voz audible; estudiar solo (a excepción de los casos en los que sea necesario hacerlo acompañado, por tratarse de una futura presentación grupal); hacer esta tarea en la madrugada, preferiblemente de 1:00 a 4:00 de la mañana (luego de haber dormido /desde temprano y bien -o plenamente-/ la noche anterior; escribir un resumen de lo que hemos estudiado… Acudir a otras fuentes (libros) cuando sea realmente necesario.   

Al encontrarnos con textos extensos, complejos o complicados, no conformarnos con leer por leer. Es fundamental volver y volver a dichas líneas  hasta  lograr un propósito ineludible: c o m p r e n d e r.  /Redacción y foto:Ángel Molina/