Páginas vistas en el último mes

jueves, 8 de septiembre de 2016

Prosperidad y liberación a través de la Educación

                            

                                        







                                                                        




Seres humanos visionarios estiman que invertir fuerte e integralmente en la educación, y -además- emprender, de manera  decidida y decisiva, la lucha contra la corrupción, constituyen caminos de esperanza cierta, hacia la prosperidad y vida digna de los habitantes de un país.

Aproximadamente son 14 países en el mundo, en los que sus habitantes disfrutan la dicha de recibir, gratuitamente, Educación Superior. Es en el mencionado nivel de superación académica y profesional, en el que el individuo se prepara para emprender el camino como dueño de una empresa, o para desempeñarse como profesional calificado dentro de una institución pública o empresa privada.

Pero ¿acaso, aliviar a la población humilde, abriéndole gratuitamente a ésta, las puertas de la universidad para que “absorba” el néctar del conocimiento que la encaminará hacia la prosperidad, es -o no- uno de los principales deberes de cada gobernante?

¡Claro que sí!, pues es la vía más segura para salir de la miseria y abrirse paso  a la prosperidad. ¿De qué vale “regalar” la educación primaria y secundaria, si la que da el toque  (o paso) final para alcanzar una vida digna, es negada?

Los pueblos eligen al máximo mandatario del país, depositando en ellos esperanzas y confianza. Elegido y electores, se deben (mutuamente) respeto y obediencia.
Realmente, varios miles o un millón (o más) de ciudadanos deciden qué mujer o qué hombre ejercerá el cargo de Presidente. Y esa multitud de ciudadanos, tiene derecho a exigir lo que deseaban al elegir a este máximo funcionario del Estado. Y, aunque respetuoso: realmente, EL PUEBLO ES EL JEFE.    

Recientemente, en un interesante debate, surgió una interrogante claramente dirigida a la Universidad de Panamá (Primera Casa de Estudios Superiores): En la eventualidad de que la educación en la UP llegase a ser gratuita, ¿acaso no perdería ésta su autonomía?

No, porque cada gobierno de turno (integrado por personas elegidas por el pueblo)  sólo es administrador de los recursos económicos de Panamá, cuya fuente está conformada por: bienes naturales, obras realizadas o edificadas y dinero aportado por los habitantes de Panamá -de distintos estratos sociales- a través de los impuestos que pagan.

En otras palabras: el pueblo panameño es el dueño de los recursos que posee el país. Cada gobierno es sólo administrador de esos recursos.

El gobierno y los que lo integran debe (n) procurar que los bienes con los que cuenta el país, redunden en bienestar y vida digna de los habitantes del país. Y en los países que han alcanzado gran desarrollo, éste (y los funcionarios que lo forman) ha invertido sin reparo en la educación de sus tres componentes de su articulación, es decir: primaria, secundaria y superior.

Es la formación académica-profesional-humanista la que sacará a los pueblos de la pobreza y de una vida mísera. Por lo tanto no es un favor de los gobiernos. Es un deber de éstos, propiciar vida próspera a través de la Educación y la implementación igualitaria de otros derechos. Redacción y foto Ángel Molina