Páginas vistas en el último mes

viernes, 28 de octubre de 2016

Reconstruir, fortalecer, unir los bastiones de lucha

(Redacción Ángel Molina/ foto Ivonne Rodríguez). “Juventud, Participación, Ciudadanía y Desarrollo”, constituyó el tema abordado   en el “Miércoles Universitario”, actividad semanal cuya introducción a la vida de la Universidad de Panamá (UP) data de poco menos de dos meses.                     


                                            

                                                 
                                                                 
Luis Navas Pájaro, Catedrático de la Facultad de Administración Pública y los estudiantes Kennedy Vargas, Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Panamá; Máximo Cunnigham del Centro Regional Universitario (CRU) de Colón y Librada del Carmen González F. del CRU de Colón, fueron los protagonistas del evento.

La representatividad, la experiencia y trayectoria de lucha de los participantes en el conversatorio, dieron lugar a que el intercambio de pareceres e ideas deviniese  en un medio generador de condiciones propicias para hacer mediciones y comparaciones de causas y condiciones del pasado y del presente.

Constituyó singular laboratorio en el que se tenía al frente (“a la mano”) todos /o suficientes/ elementos del ayer y del hoy, para aprovechar la incomparable oportunidad de iniciar la reconstrucción, fortalecimiento y unión de los bastiones de lucha estudiantiles con el fin de atender las tareas para con la patria y sus hijos.                    

La universidad, los universitarios, están conscientes de su necesidad y su deber, a tal punto que, no por casualidad, hace pocos días integrantes de diferentes asociaciones, agrupaciones estudiantiles de la Universidad de Panamá, se reunieron para debatir el tema  Reivindicaciones sociales  y los métodos de lucha del Movimiento Estudiantil, en el marco de la actividad denominada “Martes Estudiantil”.

En lo que se refiere al “Miércoles Universitario”, los estudiantes hicieron un profundo análisis acerca de cómo están y en torno a qué hacer. En relación a cuáles son las causas que ameritan la movilización y el levantamiento de banderas de lucha.

Luis Navas Pájaro, exdirigente estudiantil de larga trayectoria (actualmente docente de la UP), compartió sus experiencias y aportó sugerencias.

Indicó que La Universidad de Panamá, está obligada a estudiar la realidad nacional y (sobre la base de ese ejercicio) hacer propuestas.

Señaló que los estudiantes, en monolítica unidad, “deben construir una propuesta en la que cada uno esté identificado”.

Advirtió que sobre la población panameña pende la influencia y el poder de un sector empresarial que no se ha despegado del tutelaje contra el que han luchado los sectores populares, principalmente, los estudiantes.

Es necesario reformular el proyecto de país que intentaron hacer desaparecer, para siempre, los autores (y los cómplices) de la injustificada y cobarde acción militar llevada a cabo en diciembre de 1989.

Crear y fortalecer liderazgos. Buscar estrategias dirigidas a sumar, para (unidos), producir los cambios que nuestro país necesita. Idear mecanismos necesarios y eficaces para hacer contrapeso a la permanente tarea dirigida a la despolitización, desideologización de la juventud.

Y…desde los escombros, ocasionados por el trabajo realizado por el imperialismo y los sectores a su servicio desde Panamá, hacer volver a la vida a las organizaciones populares integradas por estudiantes, obreros y campesinos, que con multidiversos y macabros métodos, fueron divididas, desmanteladas y aniquiladas.

Al apreciar que se percibía en el ambiente consideraciones según las que, la indignante situación del enclave colonial impuesto por los EEUU, constituyó causa y motor para la efervescencia de nuestro pueblo, Navas Pájaro señaló:  

Debemos meditar procurando encontrar respuesta a la pregunta ¿qué nos une? Emprender la búsqueda entre el sentir y la sabiduría del pueblo. Son muchas las necesidades y los problemas de nuestro pueblo.

El catedrático universitario, citó uno de los temas sensitivos pendiente de urgente solución: la suerte corrida por el agro. El pueblo panameño padece falta de seguridad alimentaria, ya que no se han impulsado medidas ni situaciones que  garanticen que el pueblo panameño tenga acceso a su fuente de alimentación y nutrición, a tiempo y en buen estado.

Que se reduzca, en lo posible, la larga cadena de intermediarios, desde que el producto sale de las manos del agricultor/productor hacia el consumidor, que -en la mayoría de los casos- causa efectos de encarecimiento del costo del producto, incremento que redunda en perjuicio del “último eslabón de la cadena”: el humilde panameño.