Páginas vistas en el último mes

lunes, 11 de diciembre de 2017

Reconociendo ese incomparable amor y abnegación

                                            






                                                                                




(Redacción Ángel Molina/ foto José Cárdenas)Un cúmulo de voluntad y esmero de personas que desempeñan labores en distintas áreas de trabajo de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles de la Universidad de Panamá, hicieron posible que el homenaje a las madres, fuese una fiesta alegre y fraternal.


En el Teatro Universitario al Aire Libre (TUAL), iniciaron la velada criaturas, entre de tres y cinco años de edad. Seres que, finalmente, determinan, en la mujer, su condición de madre. Niñas del Centro de Orientación Infantil (COIF) demostraron, con su participación, buena asimilación de la enseñanza recibida acerca de la danza clásica de conjunto denominada ballet.


“Me siento orgulloso de ustedes. Son eje motor de esas metas que nos proponemos en la vida, en el escenario familiar, laboral, social…En el desenvolvimiento como madres, consejeras, orientadoras…” expresó  el magíster Germán Luis Beitía, Vicerrector de Asuntos Estudiantiles.


En la actividad, algunas madres compitieron en un karaoke, a través del que la ganadora obtendría el premio mayor. En este hubo participación individual e interpretaciones grupales.

Estudiantes de “Danza Urbana”, agrupación artística integrada por estudiantes y dirigida por Helsinski Solís ejecutó la obra teatral “Mujer débil, mujer fuerte”, hizo sentir como real una de las situaciones que se suscitan en muchos hogares. El dilema de cuándo ceder y cuándo mantener firmeza, dependiendo de si está en  está en juego la formación con valores positivos, urbanidad, decencia…


Dado el impacto causado por las artistas participantes en el karaoke, la decisión pasó por un breve proceso emocionante y difícil. Las madres de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles estaban divididas en dos barras. Se inclinaban por Kathia Ríos de la coordinación de Bienestar Estudiantil y por Eddy Ambulo de la Dirección de Orientación de Investigación Psicológica.


Finalmente, Kathia Ríos se hizo ganadora de la fraternal competencia. Eddy Ambulo recibió un presente dada su cercanía al primer lugar.  



    


lunes, 4 de diciembre de 2017

Acto de premiación de los Concursos Estudiantiles Universitarios

                                                                             

                                       
 
                                        



                                                    




(Redacción y foto Ángel Molina) Más de un centenar de estudiantes, que se inscribieron o participaron con sus obras en uno de los trece Concursos Estudiantiles Universitarios, recibieron certificados de reconocimiento como merecedores de uno de los premios disputados en los mencionados certámenes que organiza esta Primera Casa de Estudios Superiores, a través de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles (VAE).  
                                                        
La actividad se realiza hace más de una década. El Consejo Académico de  esta Primera Casa Superiores, aprobó otorgarle  carácter institucional a estos concursos.

Cada año, desde el inicio y la implementación esta actividad, la VAE hace las respectivas convocatorias y publica las bases de los certámenes y en qué consiste la premiación.  

Este 2017 atendieron el llamado casi quinientos educandos pertenecientes a la mayoría de las facultades y centros regionales de la Universidad de Panamá; así como alumnos de las otras universidades estatales.                     

Así lo dio a conocer Germán Luis Beitía M. Sc., Vicerrector de Asuntos Estudiantiles, indicando “estamos premiando a la cultura y al arte”. “Preparando a un individuo integral. No a un ser humano que solo sea experto en la carrera o profesión que eligió, estudió y culminó”.

Luego de dar cumplimiento, a tiempo, de los procedimientos necesarios y pertinentes, le tocará a la instancia correspondiente autorizar el pago de los más de veinte mil balboas se repartirán entre estos jóvenes triunfadores en los concursos. Asimismo, los profesores que participaron como jurados, recibirán un merecido reconocimiento económico.

Entre más de ciento cincuenta personas que hicieron acto de presencia en la aludida actividad, estaban autoridades de distintas unidades académicas en las que los estudiantes se involucran en el proceso enseñanza aprendizaje.


Estos concursos son organizados con el propósito de promover el pensamiento crítico y fomentar el cultivo entre los estudiantes, de las principales manifestaciones culturales, artísticas  y científicas, que la humanidad ha forjado.  


Estudiantes de la Universidad de Panamá, integrantes La Estudiantina de la Vicerrectoría Extensión de esta Primera Casa de Estudios Superiores, deleitaron al público que se dio cita en al Auditorio Justo Arosemena, en ocasión de la aludida actividad.

Foro acerca de la Guerra de los mil días

                              







                                                                      



(redacción y foto Ángel Molina)Temístocles Díaz médico de profesión, y uno de los actuales asesores  presidenciales, y los dirigentes estudiantiles universitarios Aarón Bracho y Roberto Mudarra, disertaron acerca de la “Guerra de los mil días”,  exaltándola como importante acontecimiento histórico, a través del que junto a otros factores Panamá logró la separación de Colombia, librándose de su condición de departamento de dicho país.


El orador de fondo, quien fue anunciado por su presentador como “testigo de la historia”, señaló que muchos panameños no han valorado la disposición de los istmeños a lograr que su país iniciase su vida como nación independiente.


Díaz indicó que la presencia de los norteamericanos en su buque de guerra “Wisconsin”, impulsados por su múltiple intención supuestamente “libertadora”, y ciertamente  interventora, impositiva y de ocupación, han logrado desviar, a través del tiempo, la atención de generaciones y generaciones de panameños, acerca de la guerra en mención.


Acudieron al Auditorio Justo Arosemena, educandos de la Federación de  Estudiantes Universitarios, de la Unión de Estudiantes Independientes, de centros y asociaciones de estudiantes. También hicieron acto de presencia personal docente y administrativo de esta Primera Casa de Estudios Superiores.


En las aulas de clases, nunca fueron material de estudio, libros en los que se hace mención de mil panameños armados y con experiencia bélica y de manejo de armas, dispuestos a respaldar el movimiento separatista.


No se ha conocido, a profundidad, los planes y las acciones de Domingo Díaz, Esteban Huertas, Manuel Amador Guerrero...Ni, plenamente, el papel que jugó el patriota Victoriano Lorenzo.


Díaz sorprendió al público presente, con relatos minuciosos y abarcadores acerca de los distintos momentos, facetas y características de este prolongado enfrentamiento batallas, alzamientos, rebeliones….


Bracho y Mudarra se refirieron al hecho histórico proyectándolo o ubicándolo bajo el punto de vista de los estudiantes, de sus vivencias y luchas. Consideraron que es importante estudiar las causas, efectos y proyecciones de esa guerra prolongada.


Abocarse a discernir acerca de lecciones dignas de aprender y poner en práctica; identificar hechos y aspectos que ameritarían corrección en otros escenarios y circunstancias.
Saber detectar cuándo el camino de la diplomacia llega a su fin en cada lucha, negociación o gestión.


Surgieron voces de entre los dirigentes estudiantiles y el público en general que expresaron diversas  inquietudes y sugerencias a saber:    


Que la prohibición de la existencia de asociaciones de estudiantes en las escuelas secundarias, constituyó una medida contra un derecho humano, un mal ejemplo; además, dejó, de manera indeleble, un mensaje negativo (“el estudiante, el joven, no debe organizarse, no debe luchar”).


Que, un fenómeno surgió y tomó fuerza en nuestro país: mientras que fueron desapareciendo las organizaciones estudiantiles (a la fuerza, o a través de atractivas campañas disuasivas), ha tenido lugar el surgimiento y proliferación de bandas delincuenciales. 


Que en los colegios debe volverse a impartir (de lleno y profundamente) la cátedra                      Historia de las relaciones entre Panamá y los EEUU.


Que las comunidades educativas deben contar con la presencia y participación  de un vocero de la asociación federada estudiantil.