Páginas vistas en el último mes

lunes, 29 de julio de 2013

Sembremos semillas de sensatez, justeza y paz
















En la casa, en el vecindario, en las calles, en el trabajo, por doquier, todos debiésemos ser constructores de ambientes armónicos. Convertirnos en  sembradores de semillas de sensatez, justeza y paz.

La clave para lograr que las relaciones interpersonales se desenvuelvan de manera cordial o con un nivel de aceptabilidad, estriba en la anuencia de cada  humano, a poner de su parte para auto-propiciarse y propiciar a su semejante bienestar psicológico.

Una sabia sentencia, cuya autoría desconozco, advierte que si bien, es importante “lo que se dice” y “lo que se hace”, tanto más lo es: cómo se dice y cómo se hace. Y, una herramienta excelente para guiarnos, es sin lugar a dudas, meditar/preguntarnos en nuestro interior: de qué manera nos gustaría que me dijesen o hiciesen lo que le voy a expresar o voy a hacer a la(s) otra(s) persona(s).

En otras palabras, basarnos o inspirarnos en lo que llaman la “regla de oro”: tratar al semejante como nos gustaría que nos tratasen, o no hacer a otro lo que no nos gustaría que nos hiciesen.

Es necesario contravenir, revertir la tendencia imprimirle el sello de expiración a los mejores valores, los buenos modales, la decencia. Corregir el rumbo impuesto y promovido por ciertos sectores de las sociedades en el mundo, que, con fines    no confesados, convirtieron en “moda” o señal de “modernismo” el irrespeto, la indecencia, el juega vivo y las actividades delictivas en sus distintas formas.

Volver al verdadero amor y la amistad. A la paz basada en el respeto mutuo. Renunciar a actitudes y prácticas que están a “la orden del día” tales como: altivez, prepotencia, arrogancia, celos profesionales (o de otro género), indiferencia, insensibilidad, murmullos (infundados o no), campañas de desprestigio o denigración, intolerancia, incomprensión, ausencia de actitud empática, frescura y/o irresponsabilidad respecto a la laboriosidad deseable o aceptable.
          
El libro de máxima sabiduría (en Efesios 4 /22…) nos llama a vestirnos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. A desechar la mentira, y a hablar verdad cada uno con su prójimo…A que cuando nos airemos, no pequemos; no se ponga el sol sobre nuestro enojo, ni demos lugar al diablo.

Para que, el que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Que ninguna palabra corrompida salga de su boca, sino la que sea buena para la edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. A no contristar al Espíritu Santo de Dios.

Para que quitemos de nosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, y toda malicia.

A ser benignos y misericordiosos unos con otros. A que nos perdonemos unos a otros, como Dios nos perdonó a nosotros en Cristo.         

viernes, 26 de julio de 2013

Orden en el que se realizará el Pago de la Matrícula del Segundo Semestre de 2013












 

                                                   

                                                                              



El Pago de Matrícula del Segundo Semestre de 2013 en la Universidad de Panamá, ha sido programado de manera que se destina un día específico para cada año. Así lo comunica Secretaría General, a través de una circular que da a conocer lo aprobado por el Consejo Académico Universitario, realizado el 18 de julio de 2013.
El lunes 29 de julio, será atendido el Primer Año; el martes 30/VII, el Segundo Año; el miércoles 31/VII, Tercer Año; el jueves I/VIII, Cuarto Año; y el viernes 2/VIII, los casos especiales que no se matricularon en los días anteriores.
Se exceptúan de esta programación los Programas Anexos y las áreas de difícil acceso, quienes del 29 de julio al 3 de agosto del presente año, organizarán la matrícula de acuerdo con sus facilidades.    

jueves, 25 de julio de 2013

UP y CONAPREDES firmarán Convenio para creación del Observatorio de la Explotación Sexual



















                                                                            El jueves primero de agosto de 2013, Panamá, a través de la Comisión Nacional para la Prevención de los Delitos de Explotación Sexual (CONAPREDES) y la Universidad de Panamá -ambas, con el concurso, respaldo y asesoría de instituciones, entidades y organizaciones nacionales e internacionales, científicas y de investigación- darán un importante y trascendental paso: la firma del acuerdo para la creación del Observatorio de la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes, que tendrá cinco años de duración. 
Es el resultado de un largo camino recorrido en el que sobresale la actividad formativa realizada en junio de 2009, que incluyó la exposición de temas acerca de una diversidad de prácticas usuales entre quienes se dedican a traficar  personas, a lucrar económicamente a través de la trata sexual y otras formas de explotación sexual (unidas a la cadena de actos de engaño, coerción, chantaje y maltrato utilizados, para tal fin,  en perjuicio de la víctima). 
A las 3:00 p.m. del mencionado día, en la rectoría de esta Primera Casa de Estudios Superiores, Gustavo García de Paredes, rector de la Universidad de Panamá y Ana Belfon Vejas, Procuradora General de la Nación, en su condición de Presidenta de CONAPREDES, firmarán este  Convenio Marco de Cooperación.
Se considera el deseo de prevenir toda forma de explotación sexual comercial de los niños, niñas y personas adolescentes.
Se toma en cuenta compromisos internacionales a los que Panamá esta suscrito (convenciones, convenios, congresos).
Es considerado el hecho de que: La Procuradora General de la Nación, preside la Comisión Nacional para la Prevención de los Delitos de Explotación Sexual, la (CONAPREDES), organismo técnico-administrativo llamado a hacerle frente a la tarea tendiente  a la prevención y erradicación estos delitos.  
Y que: La Universidad de Panamá, se sustenta en los más altos valores humanos, la difusión de conocimientos, la investigación, la formación integral y científica, tecnológica.
Se establece que CONAPREDES creará un Fondo Especial que se obtendrá de conformidad a los comisos realizados provenientes de estos delitos, el cual  se destinará a la financiación de los planes y programas de sensibilización, prevención, capacitación, atención, tratamiento y rehabilitación de las víctimas de los delitos de explotación sexual.   
Se reconoce que existe el interés común de promover y ejecutar programas de cooperación técnica y científica, a través de las acciones estratégicas.

Se establecen las responsabilidades a cargo de las instancias públicas como de Organizaciones privadas y Agencias de Cooperación, con la finalidad de  erradicar la conducta de tolerancia hacia la explotación sexual. Compromiso de incidir en las políticas públicas de forma permanente y consolidar la legislación nacional para evitar que los infractores resulten impunes.

Se acuerda que la CONAPREDES aportará la información técnica y científica de la cual disponga, producto de investigaciones institucionales, a fin de observar los antecedentes a nivel Nacional e Internacional. Y la Universidad  de Panamá,   se compromete mediante las distintas Facultades, Centros de Investigación e Institutos afines, a realizar investigaciones, estudios y divulgación  relativos al  tema.

Las partes se comprometen a: Definir programas de cooperación técnica y científica que reflejen el compromiso y transferencia de conocimientos y experiencia.

Realizar estudios sobre los aspectos criminológicos de los delitos de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes y sus modalidades.

Analizar  y estudiar la legislación penal nacional  y derecho comparado en esta materia.   

Elaborar programas de salud pública que propicie la incorporación de atención psicológica, psiquiátrica y de trabajo social a las víctimas con la asistencia de los técnicos y expertos.

Promover  la  educación a fin de evitar la tolerancia de este delito.

Desarrollar políticas de prevención. 


Realizar Proyectos de Cooperación  Técnica  y Científica que incluyan acuerdos de ejecución, especifiquen sus objetivos, esquema de trabajo, obligaciones de cada una de las partes, financiamiento, investigación, su plazo de ejecución. Involucrar en la realización de éstos a amplios sectores de la sociedad (del sector público y privado).

Parquecito, luces y naturaleza en nuevo estacionamiento de la UP











 




                                                                 Concluyen los trabajos de construcción del estacionamiento para la nueva sede de Secretaría General y los Archivos de la Universidad de Panamá, ubicado en terreno esquinado colindante con las avenidas Manuel Espinoza Batista y José de Fábrega.  Este posee capacidad para 74 carros (dos de ellos para conductores con capacidades disminuidas).
En las tareas de acabado, se construirá un parquecito. El Departamento de Jardinería de la Dirección de Salud y Gestión Ambiental sembró en las isletas: cinco árboles (3 flamboyán y dos jaracandas), siete arbustos (cuatro astromelias y tres periquillos). Todos de flores. Además 28 palmas cola de zorro(a). También 310 plantas (50 veraneras, 50 iris, 70 alamandras, 50 crotos variados, 60 “cordón de obispo”, 20 colios y 10 gingers).
Nuestra institución creo, desde 1979, este departamento dedicado a la Jardinería. Su personal siembra plantones/semillas (para árboles, plantas), limpia y sana plantaciones, además de remover árboles que están en inminente peligro de caer y afectar la salud de seres humanos o acabar con sus vidas.
Como lo habían anunciado los ejecutores de la obra, se resolvió el problema de la conducción de aguas servidas y pluviales que, por tiempo excesivamente prolongado,  se derramaban sobre la Avenida Manuel Espinosa Batista.

martes, 23 de julio de 2013

Estudiantes brindan asistencia legal gratuita




















                                                                         Estudiantes de IV y V año de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá tienen la oportunidad de realizar labor social, brindando asistencia legal de manera gratuita, a personas que no están en condiciones de pagar el servicio de un abogado.
El Consultorio de Asistencia Legal, en el que los alumnos prestan servicio 96 horas, es un laboratorio donde ellos ponen en práctica todo el conocimiento  adquirido, y donde convergen elementos de formación académica, profesional, humana y social.
En esa oficina son atendidos casos  de familia, civiles, administrativos, laborales y penales, de manera específica:
Los que tienen relación con Violencia Doméstica, Lanzamientos (u orden de desalojo de una vivienda), Formalización de Contratos, Demandas de Divorcio, Prescripción de Tierras, Pensiones Alimenticias, Despido de trabajadores, incluyendo a las empleadas domésticas.
De igual manera, en los cubículos de esta oficina se orienta al público consultante respecto a asuntos de vivienda (tales como Aumento de Canon, Lanzamientos, Contratos, Desahucios, Pago por Consignación), diligencias para reintegro o Amparo de Garantías, investigación socio-económica del contribuyente, penales excepcionalmente, cuando hay menores involucrados, siempre que no sea homicidio, hurto, robo o violación. En pocas palabras, todo tipo de asesoría, aunque no se atienda el caso.         
Aunque el servicio es totalmente gratuito, los gastos del proceso los debe pagar el usuario (ejemplo: certificados, copias, peritajes, de transporte, etc.).
A estudiantes y colaboradores del consultorio se les solicita participar en las ferias gubernamentales de armas por comida. El Consultorio Jurídico tiene presencia en Bocas del toro, Veraguas, Los Santos y Herrera.
Además de la participación en la referida oficina, los estudiantes de tercer año de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, se desempeñan en diversos roles en el Órgano Judicial en atención de un convenio firmado entre esa institución y la Universidad de Panamá.   




Carlos Castillero V. manifestó que se sentía muy bien ayudando  a ciudadanos de estratos socioeconómicos humildes, en sus gestiones para resolver diverso tipo de asuntos de carácter legal. Agregó que consideraba que es una retribución a la sociedad por todo lo que había aprendido en la Universidad
Al ser entrevistado tenía seis días de estar brindando este servicio, tiempo en el que había observado que los casos más comunes en estas oficinas son los que se refieren a trámites para establecer Pensión Alimenticia, Filiación, Impugnación de Paternidad, Desalojo, formalización de Contratos de Arrendamiento y Maltrato Doméstico.
Indicó que, aproximadamente estaba atendiendo de 5 a 10 personas diariamente. Además, a los estudiantes les toca darle seguimiento, en distintas instancias o jurisdicciones, a los trámites que se inician en el consultorio.  Que en esta labor social, cada estudiante debe cumplir 96 horas.
Señaló que sólo le falta terminar la tesis, y que -luego de tener la licenciatura- tomará Post-grado en Docencia Superior y una Maestría.                                                                                          
Yaneth Barrera, quien atiende deberes académicos de IV y V año de Derecho y Ciencias Políticas, concedió esta entrevista cuando cumplía su segundo día de labor social en las mencionadas oficinas.
“Nos toca hacer un trabajo que se divide en dos partes.  Una la realizamos dentro del consultorio y la otra es afuera, en alguna institución pública”, señaló Barrera.
“Esta  experiencia permite que los estudiantes  adquiramos o reforcemos sentido de sensibilidad humana, de anuencia a servir a la comunidad, principalmente a personas cuyos escasos recursos económicos hacen que o se les dificulte o sea nula la  posibilidad de pagarle a un abogados para resolver sus problemas de carácter legal”.
“También la Universidad cumple una misión de apoyo a la sociedad, al ir formando a los estudiantes, no sólo teóricamente, sino en la práctica, para que estén preparados de manera integral para desenvolverse en el campo laboral.
Aprendemos a hacer los escritos. Con la ayuda de los docentes que nos orientan en el Consultorio Jurídico perdemos el miedo, reforzamos la confianza en nosotros mismos aplicando con mayor seguridad lo que hemos estudiado”.
Según su experiencia, los casos comunes en los cubículos de atención son Sucesión Intestada,  Guarda y Crianza, Divorcios, es decir: casos de familia.
Un caso que le llamó la atención fue el de un señor de más de 70 años que sufre del mal de Parkinson. Su esposa falleció en diciembre del año pasado. Él  pide que se le ayude para hacer una sucesión de la propiedad de la casa donde vivió con su esposa, para donarla.
Dijo que, aunque la cantidad varía, atiende entre  10 a 12 personas por día.
Katherine Pérez, quien está elaborando su trabajo final para convertirse en una profesional del derecho, apenas tenía un día de estar practicando en  las referidas oficinas, cuando concedió estas declaraciones.
Manifestó que, para su persona, servir en ese lugar es una labor satisfactoria. “Considero que desde aquí se podría brindar un apoyo más rápido y eficaz, si tan sólo fuesen establecidos o implementados  mejores métodos y procedimientos, y si se adquiriesen mejores herramientas de trabajo”.
Según la percepción de Pérez los casos más comunes son los de familia, citando como ejemplos los de: Divorcio, Pensiones Alimenticias, Maltrato Infantil, Sucesiones y Violencia Doméstica.
Aseveró que en ese centro de consulta son atendidas aproximadamente entre 20 a 25 personas o más por día.
Agregó que los estudiantes realizan otras tareas o actividades, entre ellas:
Realización del filtro, es decir la  primera atención  del usuario y la respectiva asignación de un número de expediente.
Redacción  de Memoriales, que den origen e impulsen cada uno de los procesos bajo la supervisión de un abogado.
Visitas a Juzgados, Fiscalías, Corregidurías, a la DIJ y demás instituciones, con el fin de dar seguimiento a los procesos designados.
Vocerías en procesos asignados.
Participación en audiencias con derecho a voz o en calidad de oyente.