Páginas vistas en el último mes

martes, 1 de septiembre de 2015

Culturizar sobre la importancia de la reforestación para la sostenibilidad del mundo

Jornadas de seguimiento al programa de siembra de ochenta guayacanes en saludo al LXXX aniversario de Fundación de la Universidad de Panamá, fueron realizadas en el Campus Harmodio Arias Madrid (CHAM) y en la Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología (FaCiNET).

Estudiantes de las facultades pertenecientes al CHAM, funcionarios y autoridades de dicha unidad académica, representantes de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles (VAE) y la de Extensión (VIEX), sumaron como protagonistas y/o espectadores de esta actividad demostrativa de noble y adecuada manifestación respecto a la naturaleza.

Rafael Siú, capellán de la Universidad de Panamá elevó la invocación religiosa. De marco cultural sirvió la presentación de la Orquesta Filarmónica y la Exposición Pictórica “Naturaleza en Trazos y Colores”.

En la Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología (FaCiNET), se produjo una interesante y oportuna coincidencia: la siembra de plantones de guayacanes, se realizó el Día del Biólogo en Panamá.

Acudió al acto un nutrido grupo de estudiantes de Zootecnia y de Biología (con orientación en Biología Vegetal /o Botánica/) entre otros. Encabezaron la actividad, autoridades de la FaCiNET, junto funcionarios administrativos y docentes de ésta. Por la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles, unidad administrativa impulsora de este programa de simbólica reforestación en saludo al LXXX aniversario de la UP, hizo acto de presencia protagónica, su vicerrector, Eldis Barnes Molinar.






                                     











                                                                                                       
                                                                     
       









En nombre de los estudiantes, intervino Zarluis Mijango Ramos. Recordó que este 2015 se cumplen ochenta años de la fundación de la Universidad de Panamá, agregando que, en la actualidad, cuando anualmente esta Primera casa de Estudios Superiores recibe 17 mil estudiantes de primer ingreso, queda demostrado que la decisión tomada en 1935, fue acertada y reflejó visión de futuro, pues no ha disminuido la necesidad de Educación. Por el contrario, estudiantes expresan ansias por nutrirse de conocimientos y de recibir superación  académica y profesionalmente.



  

                                  









                                                                                                                                        
                                               

 









Y qué mejor manera de recordar este momento, sino sembrando estos árboles de Guayacán.  “Los árboles ayudan a que una ciudad funcione. Ellos protegen el suelo del desgaste y de la erosión. Liberan vapor de agua que refresca el aire y lo humedece. Fijan el Dióxido de Carbono atmosférico y lo transforman en Oxígeno. Retienen las partículas de polvo del aire, en grandes masas. Amortiguan el ruido y funcionan como pequeños ecosistemas de animales que interactúan entre sí”.

Expresó deseos porque dicha actividad fuese el principio de culturización y aprendizaje, para incentivar a las futuras generaciones sobre la importancia de la reforestación, y crear un mundo más sostenible en favor del medio ambiente.

Mijango Ramos compartió una cita del pensamiento del escritor y teólogo David Elton Trueblood: “Cuando un hombre planta árboles bajo los cuales sabe muy bien que nunca se sentará, ha empezado a descubrir el significado de la vida”.
                                     

























Tanto en el CHAM como en la FaCiNET, los protagonistas de los tres estamentos se unieron, con humildad sin ningún tipo de distingo, enlodaron sus manos y rodillas para hacer /en calidad de habitantes y beneficiarios de esta casa común llamada Tierra/ un acto pequeño, sencillo, pero de alta significación, expresivo de agradecimiento y de reciprocidad: la siembra de plantones de esperanza de vida. Redacción y fotos Ángel Molina