Páginas vistas en el último mes

miércoles, 1 de octubre de 2014

Preservemos la Capa de Ozono









                                                                    Quién y qué causan el deterioro?  Aunque planteamos y reconocemos la necesidad de preservar/proteger la capa de ozono, somos  los seres humanos quienes, al utilizar aerosoles y otros productos que contienen clorofluorocarbonos (CFC), contribuimos a su deterioro.

Estas sustancias químicas, son las que, principalmente, ocasionan ese efecto negativo, debido a que, cuando las mismas alcanzan la parte superior de la atmósfera, se exponen a los rayos ultravioleta, lo que causa que se descompongan en sustancias que incluyen cloro. El cloro hace reacción con los átomos de oxígeno en el ozono y destroza la molécula de este gas.

Qué es la capa de ozono?
Se conoce como capa de ozono al cinturón de gas ozono natural que se sitúa entre 15 y 30 kilómetros sobre la Tierra, como escudo contra la dañina radiación ultravioleta B emitida por el sol.

Aumenta la preocupación porque el deterioro de la capa de ozono continúa, debido a la liberación de la contaminación que ocasionan los productos químicos cloro y bromo. Esto permite que grandes cantidades de rayos B ultravioleta alcancen la Tierra, lo que puede provocar cáncer de piel y cataratas en humanos y  daño a los animales.

Si la radiación B ultravioleta llegase en exceso a la Tierra,  inhibiría el ciclo del fitoplancton, organismo unicelular como las algas que componen el último eslabón de la cadena alimenticia. Los biólogos temen que esto provoque la  disminución de la  población de otros animales. Los investigadores estiman que también podrían suscitarse cambios en las tasas reproductivas de peces jóvenes, gambas y cangrejos; así como de ranas y salamandras que se exponen a un exceso de ultravioleta B.

Por iniciativa de estudiantes de la Asociación de Estudiantes de Biología y el Grupo Ecológico de la Universidad  de Panamá, Raúl Carranza y Nilka Torres, profesores del Departamento de Ciencias Ambientales, Escuela de Biología, Facultad de Ciencias Naturales, Exactas y Tecnología, disertaron sobre el importante tema.

Comportamiento en nuestro país
Carranza hizo un profundo enfoque sobre la actitud humana y su responsabilidad al respecto, y señaló que el uso y abuso de sustancias químicas en Panamá va en aumento. La contaminación generada, da base al deterioro de la capa de ozono, causando enfermedades a los seres humanos.


Efectos en animales y plantas
Torres hizo referencia a los factores que causan el deterioro de la capa ozono y cómo este fenómeno afecta tanto a animales como a plantas.


Especificó daños a la vegetación, a saber:  reducción en la productividad de las especies cultivadas; reducción de la Biomasa; incremento de las enfermedades en las plantas; aumento de la herbiboría; daño en las células de cierre de los estomas; mayor vulnerabilidad de flores y  frutos en los estadios tempranos; clorosis y necrosis en las hojas, daño foliar; reducción del crecimiento de la plantas; disminución de la fotosíntesis; aceleración de la senescencia foliar; reducción del peso y semillas de las plantas; estrés crónicos en la proteína del Rubisco; inhibición de las clorofila a,b y carotenoides; cambios en la fluorescencia de clorofila a  y destrucción de los pigmentos.


Qué hacer?
Contribuir a la preservación de la capa de ozono, adoptando y cumpliendo las pautas que se enumeran a continuación:
Evitando, en lo posible, la utilización de los aerosoles o spray, ya que en su composición intervienen -comúnmente- gases clorofluorocarbonos (CFC)
Evitando el uso de extintores que contengan halones, sustancia muy agresiva para la capa de ozono.
Velar porque que el material aislante que se adquiera no contenga (CFC). Usar, en su lugar, corcho aglomerado oscuro, que cumple la misma función y no contamina el medio ambiente.
Realizar o solicitar un buen mantenimiento de los aires acondicionados, ya que su mal funcionamiento provoca la fuga de CFC a la atmósfera.
Llamar a un técnico si notas que el congelador no congela como es debido, ya que puede deberse a que tenga fugas. Lo mismo ocurre con el aire acondicionado del auto.
Al comprar una heladera o un aire acondicionado nuevo, optar por los que no contienen CFC.
Si tiene conocimiento de que en algunos sembrados y cultivos se utilizan productos con bromuro de metilo, tiene la obligación de denunciarlo, ya que quien lo utiliza está contaminando el ambiente

Hay otras acciones que ayudan a disminuir la contaminación del aire que respiramos:

Limitando el uso del automóvil y de otros aparatos como compresores, máquina limpia- césped a explosión, etc.
Al ser indispensable utilizar el automóvil, diagrame un itinerario que le permita hacer el recorrido más corto. De paso, ahorrará dinero.
Utilice  medios de transporte alternativos: colectivos, bicicleta, o simplemente opte por caminar.
Disminuya el uso de la calefacción y el aire acondicionado.
Compre artefactos para el hogar y bombillas de menor consumo. Así, además de disminuir el grado de contaminación, logrará que la factura de consumo de energía eléctrica refleje ahorro a su favor.
Todos podemos colaborar en el cuidado del medio ambiente. Antes de exigirle a los gobernantes que realicen políticas para cuidar la capa de ozono, comencemos nosotros mismos aportando nuestro granito de arena. Redacción Ángel Molina / imagen Doralis Campos