Páginas vistas en el último mes

viernes, 11 de marzo de 2016

Bienvenida Estudiantil 2016

BIENVENIDA A LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS


La Universidad de Panamá abre completamente sus puertas para convertirse en el espacio más intenso y apasionado que tendrá el conocimiento, la sabiduría, la imaginación  y la inteligencia para provocar, en un proceso renovador, continuo e inmortal, el examen de sus cimientos, la certidumbre de sus postulados o sólo la agitación, el debate, el cultivo o la angustia de sus desasosiegos. No habrá desde hoy en este histórico reducto del saber, ningún recodo por más apartado que parezca o más inaccesible que pueda revelarse, que permanezca imperturbable ante el fluir y devenir incesante e impetuoso de ideas, pensamientos o abstracciones. Aquí y ahora la juventud, esa juventud esperanzadora en un mundo cada vez más incierto pero no por eso menos optimista, tendrá y encontrará la libertad y capacidad de soñar y vibrar sin restricción alguna, desde la perspectiva siempre crítica y contradictoria de un entusiasta artista o de un minucioso científico. Para eso ha de servir y perdurar nuestra Universidad y toda la obra alcanzada.

Este inicio de clases se hace en medio de un mundo y de un país donde la riqueza acumulada y los altos niveles de crecimiento económico logrado en los últimos años, no han servido para reducir significativamente las desigualdades sociales y el hambre que padecen en la Tierra más de mil millones de personas. Tiene lugar además, en un planeta cuyo modelo de desarrollo económico basado esencialmente en la intensa degradación de los recursos naturales y en su dependencia de insumos energéticos no renovables, parece demandar una revisión profunda en su orientación, en su ética y en su visión reduccionista de la Naturaleza y el planeta; se produce cuando reina un contexto tan lacerantemente injusto, donde sólo el 20% de la población mundial se aprovecha del 80% de todo lo producido; cuando cada día que pasa desaparecen para siempre con todo el conocimiento universal que encierran, más de diez especies de seres vivos; en un mundo sometido a un aumento alarmante de la erosión de los suelos y de los recursos genéticos, de la desertificación y de la deforestación y donde se hacen cada vez más visibles los efectos perjudiciales del Cambio Climático, fenómeno éste último, que empieza a demostrarnos que hemos llegado a un punto en que debemos decidir por primera vez como especie, el futuro de toda la Humanidad.

La Universidad que hoy les recibe, jóvenes estudiantes, no está tampoco exenta de dificultades, riesgos, amenazas y peligros. Los procesos de liberalización del comercio y de la economía que recorren el mundo, han venido imponiendo una lógica que aparta a la educación como derecho humano fundamental, para medir su utilidad únicamente por su valor para el mercado o para el capital. De ese modo se concibe a la educación y principalmente a la educación superior, como servicio y como negocio, donde suele estorbar el compromiso social, el pensamiento crítico y hasta los sentimientos patrióticos. 

No obstante, nuestra Universidad al margen de sus dificultades financieras, de las campañas mediáticas no siempre bien intencionadas, pero sí identificadas plenamente con los procesos de privatización y tercerización de la educación superior, no renunciará en lo más mínimo al mejoramiento real y efectivo del proceso de enseñanza-aprendizaje; a la difusión y restablecimiento de los valores de la solidaridad y de la cooperación, que la evolución mercantilizada de la educación pretende hacernos olvidar; a consolidar la inclusión, la igualdad y las oportunidades educativas universitarias; a reforzar la formación humanística y social de los estudiantes; a luchar sin pausa contra los intereses que se afanan por imponernos a través de la educación, una mentalidad hedonista, individualista y una cultura donde el consumismo, adquiere rasgos patológicos y alienantes.      

Finalmente, en representación de todas las autoridades universitarias, de su claustro de profesores y de sus trabajadores administrativos, les damos la más cordial de las bienvenidas y no los exhortamos a estudiar, les exigimos que lo hagan, guiándose siempre por un espíritu crítico, innovador y creativo, como corresponde en un mundo donde nuestra biosfera está tan seriamente amenazada y donde la educación constituye la garantía más segura además, de estar contribuyendo decisivamente al proyecto económico, político, social y cultural que la Nación y el pueblo panameños demanda y que de ustedes espera.

¡BIENVENIDOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS!


ELDIS BARNES MOLINAR
Vicerrector de Asuntos Estudiantiles
14 de marzo del 2016