Páginas vistas en el último mes

jueves, 22 de enero de 2015

Ambiente y Tecnología












Que estudiantes de Postgrado en Docencia Superior eligieran “Ambiente y Tecnología”, como tema a exponer en un simposio con el que daban cumplimiento a una actividad de extensión, indicado en el correspondiente programa de estudios, denota que una actitud responsable respecto al medio ambiente, se mantiene e incrementa.

Abordaron los principales aspectos en torno a la necesidad de tornar la mirada, el pensamiento y las acciones hacia la Tecnología Ambiental /verde o limpia/, que consiste en la aplicación o uso de la misma sin dañar (o procurando afectar lo menos posible) el medio ambiente:

-Ariadna Arroyo (de la ANAM), quien expuso “Perspectivas de la situación actual y los retos en residuos sólidos en Panamá”.

-Rolando Checa (de la Autoridad del Canal de Panamá) desarrolló “Educación ambiental y participación social en la Cuenca Hidrográfica del Canal”.

-Carla López disertó sobre los “Edificios Verdes”.

Los organizadores advierten que “no es la tecnología la que influye negativamente en el medio ambiente, sino el modo en que se emplea”.

Es necesario que vivamos, interactuemos y trabajemos enmarcados /sensatamente/  en el marco del desarrollo sostenible, que es el núcleo de las tecnologías ambientales. En este contexto, las soluciones deben ser socialmente equitativas, económicamente viables y ambientalmente seguras.

Se mantiene latente la búsqueda de alternativas de energía limpia para reemplazar los métodos actuales de producción energética.

La reducción global de gases de invernadero depende de la adopción de tecnologías de conservación de energía a niveles industriales y también de la generación de energía limpia. Eso incluye el uso de gases sin plomo, energía solar, eólica y vehículos de combustible alternativo. La tecnología avanzada de motores eléctricos eficientes y rentables.

Se advirtió que los ciudadanos tenemos la responsabilidad de almacenar correctamente los residuos para su entrega y disposición. Los distintos actores de la sociedad (gobierno, asociaciones, empresas…) deben unirse en un solo as de voluntades para organizar, de manera uniforme, la clasificación y disposición de los desechos. Impulsar un esfuerzo común para hacer proliferar los recipientes rojos, verdes y amarillos para colocar /de manera ordenada y clasificada/ la “basura” reciclable (papel, plástico y orgánicos).  

 Asimismo, de participar en actividades que estén enfocadas en la vía de REDUCIR la generación de residuos sólidos.       


El desarrollo exitoso del evento, fue el resultado de un cúmulo de voluntades y esfuerzos, por parte de autoridades de la Faculta de Ciencias de la Educación en conjunto con la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, estudiantes, docentes y  administrativos de la mencionada unidad académica universitaria.  Redacción y foto Ángel Molina