Páginas vistas en el último mes

jueves, 1 de octubre de 2015

Educar puede salvar vidas

                                                                                                                  















                                                                                                                           

                                                                                                     
Graduandos de la Licenciatura en Ciencias de Enfermería de la Universidad de Panamá,  bajo la orientación y dirección de los profesores Lourdes de Alguero y Joel Medina están realizando trabajo comunitario en el Distrito de Chame, Corregimiento de Sajalices, específicamente en la Escuela El Espavé.


Estudiantes graduandos de Enfermería
                                   















                                        
Escuela El Espavé












La actual tarea, que culminará a finales de noviembre está enfocada en la temática de Gestión Integral de Riesgo a Desastres /GIRD/ y Salud Ambiental, y su implementación en dicho colegio. Interactúan nuestra Primera casa de estudios superiores, SINAPROC, MEDUCA, Cruz Roja Panameña, Bomberos, ATTT y autoridades locales  del distrito.                                  


 





                                                                    






En el primer encuentro, la delegación universitaria fue recibida por la profesora Carmen Aparicio, directora del mencionado centro educativo, acompañada por Dionisio Valencia, coordinador del proyecto GIRD del área de Panamá Oeste.

En reunión seguimiento, Luis Castañeda de SINAPROC, realizó la tarea de capacitación del cuerpo docente, acerca del tema de Gestión de Riesgo a Desastres, abordando dos temas  a saber: Conceptos Básicos de la Gestión de Riesgo y Formación de Brigadas de Emergencia.

El Programa  de Gestión de Riesgo a  Desastres (GIRD) en los Centros Educativos, bajo el lema “Educar Salva Vidas”, surgió, el 17 de abril de 2015, con el objetivo de pasar del antiguo “Programa de Seguridad Escolar”, hacia la conformación  de una estructura administrativa más proactiva, que permita fortalecer el tema de la efectiva preservación de las personas integrantes de la comunidad educativa y de sus instalaciones.
                                                                                   
Educadores contestando encuesta
          















                                   
Educadora opina
 



                                                              








Su objetivo general es orientar a las Comunidades Educativas, en aras de que posean las condiciones propicias para fortalecer e implementar acciones dirigidas a prevenir, prepararse y responder a las emergencias y desastres, así como asegurar el derecho de los niños y adolescentes al restablecimiento de las actividades educativas inmediatamente después de una emergencia.

El 11 de septiembre se maduraba una condición clave para contribuir, con eficiencia y eficacia, al desarrollo de la GIRD: la formación de las brigadas que (según el caso) serán conformadas por estudiantes, administrativos y docentes.
                                                                                                    
Docentes del plantel y graduandos de Enfermería















                                           
Educadora Mélida Sánchez  anota nombre de brigadistas
 





                                                                        




Destinadas a procurar la reducción de riesgos y brindar mayor margen de seguridad a los estudiantes y al personal administrativo y docente en el centro educativo, en la eventualidad de presentarse situaciones de emergencia o  desastres, son organizadas según las necesidades, así: Brigada de

1.    Primeros Auxilios (implementos vinculados, fines y tareas principales: botiquín escolar; evitar situaciones que puedan obstruir el traslado de personas)…
2.    Prevención de incendios (realización/organización) de carteles/charlas/talleres difundiendo normas correspondientes; evaluación de posibles focos de incendio; promoción del conocimiento del uso de técnicas y recursos para extinguir un fuego)…
3.    Protección del ambiente (monitoreo, identificación y eliminación de focos de contaminación ambiental para evitar desastres o disminuir riesgos (y concientizar al respecto); verificación de los recursos naturales propios del área en que está ubicado el centro educativo para realizar acciones en mejoras y protección necesarias para evitar que se conviertan en factores de riesgos…
4.    Evacuación y albergue: señalización /clara y observable/ dentro y fuera de aulas de la institución, zonas de seguridad del edificio y sus alrededores,        medida necesaria y útil para orientar (serena, rápida y eficazmente) la evacuación desde el centro educativo; diseño de estrategias de evacuación; verificación y despeje de las rutas de evacuación permanentemente; creación de condiciones que faciliten la movilización de las personas en forma ordenada y rápida a las zonas de seguridad asignadas, evitando que se provoque el pánico; revisión del listado de estudiantes en los sitios de evacuación o punto de encuentro; apoyo para el reingreso a las instalaciones del colegio…
5.    Apoyo psicosocial-emocional: Asistencia dirigida a procurar que la población escolar mantenga serenidad y calma. Apoyo emocional a los estudiantes. Permisión de compás en aras de que los estudiantes expresen sus sentimientos (individuales y colectivos). Organización de actividades de grupo, juegos, cantos y otras actividades de entretenimiento y relajación. Realización de capacitación en primeros auxilios psicológicos.

“La iniciativa de capacitar a estudiantes y docentes, incluso a personas que laboran en la empresa privada, acerca del manejo adecuado en caso de que se nos presente un desastre  de índole natural o socio-natural, me parece muy buena”, señaló Mélida Sánchez educadora en la Escuela El Espavé del corregimiento de Sajalices, distrito de Chame, al opinar en torno a la implementación del programa de GIRD en distintos centros de enseñanza. 

Indicó que dicha capacitación debiese recibirla la mayor cantidad posible de personas en todas las localidades de nuestro país, tomando en cuenta que en la actualidad se están presentando diversas situaciones que ameritan tener conocimiento adecuado acerca de qué hacer en un momento determinado…

Sánchez considera  que el trabajo que se está realizando tendrá efectos positivos. Opina que, al contar -gracias a la GIRD- con personas capacitadas sobre el manejo prudente, operativo y eficaz  frente a cualquier desastre, se logrará disminuir considerablemente la cantidad de personas afectadas.

Considera que, aunque los niños constituyen el sector más vulnerable de la sociedad, sería positivo que reciban -dosificada, adecuada y moderadamente- orientación acerca de algunos aspectos del tema de la prevención.

Mélida Sánchez destacó que los habitantes que mantienen una conducta responsable y consciente respecto a nuestro hábitat, estamos rodeados de una cantidad considerable de habitantes sobre quienes recae /en parte/ la culpa de los desastres que estamos experimentando en los últimos días.

Por tal razón pienso que, no sólo es necesario capacitar para dar a conocer qué hacer durante y después de un desastre o situación de emergencia, sino concientizar sobre qué prácticas evitar  y qué conductas sensatas retomar en aras de la conservación del ambiente y de nuestra casa común: La Tierra.  Redacción y fotos Ángel Molina